Cada vez que pienso los meses que llevo trabajando en Auténtico, me produce vértigo.
Definitamente estoy LOCA. Es la repuesta más razonable a la situación que vivo. Podría haber sacado mi doctorado, haber sido una gran investigadora. Podría haber sido decoradora, empresaria, maruja de lujo (uhm, ésta seguro que no)… La opción de abandonar el ballet clásico fue acertada, porque esa carrera era demasiado sacrificada y corta…
Pero no!… Me empeñé en ser artista y encima, me tocó hacerlo de un modo independiente. Independiente, no porque yo quisiera, ojo! Sino porque nunca llegó a cuajar de otro modo.
Miro a mi alrededor y nada me soprende ya. En la música, como en la Teoría de la “Selección Natural” sólo los que mejor se adaptan a los cambios, sobreviven.  Los “lameculos” sobreviven siempre, y van bailando hacia el sol que más calienta. Suelen sobrevivir mejor también, los que menos carácter tienen y menos saben hacer. Así de éste modo, si no sabes hacer la “O” con un canuto y te dan algo, tu entrega será total. Si reúnes todas estas características las probabilidades de éxito son abrumadoras:))
Caso muy distinto del que ha sudado sangre para subir a costa de su trabajo. Normalmente éstos últimos suelen ser más reivindicativos y exigentes. Nos ha jodido.
Teorías a parte, hace tiempo que desconfío de todo. Ya no me importa lo que me digan y tampoco “lo que no me digan”. Lo que opinen los demás, es su opinión, no la mía. Aprendo la lección cuanto antes y paso rápidamente a la siguiente.
Caminar en una sola dirección, pero desde varias carreteras posibles, me hace tener claro que en cualquier momento llegaré a mi meta:)
Nadie dijo que fuera fácil crear en tiempos de crisis…
Fácil, no. Pero excitante, sí 😉